‘FIANCÉ’: MINO Y UNA ADORACIÓN NO CORRESPONDIDA

Mino es, por ahora, el primer y único solista de WINNER. Su último experimento en solitario fue la formación M.O.B.B con su gran amigo Bobby de iKON. Mino subió la temperatura de los escenarios con su single Body, y aunque Fiancé, su primer comeback, se aleja de esa imagen más sexy, tiene un punto en común con ella, ¿adivináis cuál?

Mino hace el papel de un hombre que desea a la mujer de otro hombre y no puede tener. Y aunque sus palabras podrían valer para la época actual, el rapero nos traslada a otro universo. Se calza un traje tradicional y canta en un palacio lleno de mujeres a las que no puede prestar atención porque sólo piensa en la que no puede tener.

En aquella época, la de los dramas históricos, ser marido y mujer no tenía por qué significar amor o cariño, a veces ni siquiera respeto. Sin embargo, Mino canta con frustración cómo él sí siente adoración pura por esa mujer no disponible, y no sabe si ella siente lo mismo, y eso lo frustra. 

(x)

Pero Mino no se amedrenta, sigue cantando piropo tras piropo, y sus declaraciones de intenciones son cada vez más claras, hasta que al final sucumbe en el vídeo a una especie de locura transitoria.

Wo, wo, eres tan elegante

Te miro desde todos los ángulos y sigues siendo hermosa

Acabo de darme cuenta, eres mi mujer

Eres mi mujer, mi pájaro azul

Fiancé comienza con un claro sonido de sintetizador, marcando una base repetitiva que se transforma progresivamente en una imitación de instrumentos tradicionales. Mino no se caracteriza precisamente por ser una persona tranquila y apacible y la canción sigue el mismo ritmo que él.

Todo comienza con paisajes blanquecinos y calmados pero rompen tan rápido como el estribillo, fusionando la música electrónica con la imitación tradicional. Y es que con el atrezzo de la época de los Tres Reinos, no podía ser de otra forma.

(x)

Estéticamente, el MV se mueve entre los colores blancos propios de la pureza que se espera en los “prometidos” y el rojo y oro típicos de la realeza. Pero, igual que en Body, el rojo pasión es el protagonista de esta historia, destacando el sentimiento que más arde dentro de Mino.


Fiancé y Body tienen en común todos los detalles que describen a una mujer y cómo Mino transmite su adoración y fascinación por ella, aunque de formas muy distintas. Y aunque se ha reinventado musicalmente, este es sólo su primer comeback, Mino todavía tiene mucho camino por delante para sorprendernos.

Anuncios
Susana Matondo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s