CRÓNICA: BTS EN CONCIERTO (WORLD TOUR: LOVE YOURSELF)

Expectación, nervios, un público con una presencia muy fuerte antes, durante e incluso después de experimentar un show increíble, lleno de momentos que dejaron con la boca abierta a todos los presentes. BTS ha llegado a Europa pisando fuerte, y esto es lo que experimentamos en sus conciertos de Londres y Amsterdam.

EL ANTES

No cabía duda al ver lo rápido que se agotaron las entradas para los conciertos de BTS en Europa de que las ciudades elegidas iban a experimentar una oleada de Army que seguramente no esperaban. Londres fue nuestra primera parada y también la de los chicos en tierras europeas. Esperando una cola gigantesca y mal organizada, encontramos todo lo contrario. La emoción podía respirarse desde el momento en el que salimos de la parada del metro a la calle, pero el ambiente era pacífico, y tanto dentro como fuera del O2 Arena todo parecía estar en calma.

En Amsterdam, dicha experiencia fue totalmente distinta. A pesar de que proporcionaron seguridad extra, los alrededores de Ziggo Dome fueron un caos durante las 24h previas al concierto. La cola de standing se alargaba a través de varias calles, cruzando carreteras que tuvieron que ser cortadas, y aquellas Army que estuvieron en ella desde incluso dos días antes, dejaron tras de si una hilera de basura que se convertiría en obstáculos para los que llegamos a la hora que la organización había recomendado.

Afortunadamente, el proceso de seguridad y control una vez dentro fue fácil y correcto, y una vez nos colocamos donde debíamos no hubo ningún tipo de movimiento brusco o pánico, lo cual es de agradecer, sobretodo en eventos de semejante tamaño.

LA ESPERA

Antes de que las luces se apagaran y los estadios se llenaran, las dos enormes pantallas a ambos lados del escenario mostraron un reel de videoclips de los chicos para amenizar la espera (entre ellos No More Dream, War of Hormone, Spring Day y Blood, Sweat & Tears) lo cual ayudó a las Army a calentar motores para el verdadero espectáculo.

Se nos avisó por megafonía, sólo minutos antes de que empezara el concierto en Londres, de que Jungkook había sufrido un pequeño accidente ese mismo día y que, a pesar de no ser grave, no podría participar en las coreografías. Algunas caras de preocupación y clamores tristes se oyeron entonces, pero aún así, los presentes estaban más que preparados para disfrutar de cada momento y apoyar al maknae tras su lesión.

Es difícil poner en palabras la anticipación que se siente cuando te encuentras a sólo unos segundos de vivir un concierto de semejantes proporciones y que llevas esperando con tanto fervor durante tanto tiempo. De todas formas, el clamor que inundó el lugar en cuanto las primeras notas de IDOL empezaron a sonar, reflejó la intensa emoción de los presentes a la perfección.

Y de pronto, allí estaban, siete príncipes que, entre luces de colores y llamas, hicieron su aparición triunfal con su último single.

EL SHOW

La lista de canciones se nos dio a conocer a través de Twitter unas semanas antes, pero nadie nos preparó para la intensidad con la que se iba a vivir ese setlist.

 

El shock inicial llegó con IDOL, que con su sonido más nuevo y enérgica coreografía, proporcionó al público con el poder de pasar de cero a cien en cuestión de segundos. Un opening inmejorable que ya nos dejó en una especie de limbo del que nos costaría despertar, incluso después del concierto.

Con el mix de Save Me y I’m Fine llegó la realización de que los chicos de Bangtan no sólo se dejan la piel en la parte vocal. La coreografía de estas dos canciones, muy teatral y que cuenta con su propia historia acorde con la letra, nos dejó completamente pasmadas. Quizá aquí fue cuando notamos por primera vez la ausencia de Jungkook, el cual estuvo sentado en una plataforma con ruedas que el staff iba moviendo a través del escenario. A pesar de ello, el vacío no fue tan destacable en el baile, que suponemos fue reorganizado y repartido entre los otros miembros.

La tercera canción fue Magic Shop, una que está dedicada a las Army y podemos asegurar que eso se sintió en todo momento. Los pelos de punta llegaron en el estribillo, tras escuchar a miles de personas cantar “So show me, I’ll show you mientras la luz coordinada de las Army Bomb dejaba un espectáculo digno de una actuación tan emotiva.

idolldn.jpg
Los chicos durante IDOL en Londres

Y por fin pudimos ver los dos primeros solos. J-Hope fue el que nos contagió su energía y alegría con su tema en solitario Trivia : Just Dance, y qué decir más que Hoseok lleva el baile en las venas. Verle bailar es una absoluta maravilla, casi surrealista y con sus movimientos únicos no permitió ni un descanso para los que llevábamos saltando y disfrutando desde el inicio.

Tras él llegó el turno de Jungkook y su querido solo Euphoria. A pesar de no poder bailar, el maknae nos brindó una actuación de diez, muy íntima y personal que no dejó nada que desear. Fue en ese momento en el que los que estábamos más cerca pudimos notar el aura que desprendía, en el primer concierto de Londres sobretodo, y que fue un prólogo a sus lágrimas más adelante.

Tras los solos, llegaron I Need You y Run. Dos temazos del 2015 que encendieron el escenario y los estadios por igual, uniendo a las Army más experimentadas con las más recientes con sus conocidas letras, melodías y coreografías. Un subidón casi indescriptible, pero genial en todos los aspectos.

De vuelta con dos solos seguidos más, Jimin aterrizó con su Serendipity y su capacidad de dejar a miles de personas completamente embobadas con su voz dulce, su estética inocente y su baile digno de los dioses. El estadio se llenó de burbujas, creando un ambiente de fantasía en el que nos sumergimos junto al príncipe elástico con movimientos de ensueño, Park Jimin.

Y por fin pudimos disfrutar del líder de la banda, RM, con su solo Trivia : Love. Personalmente, éste fue uno de los temazos de la noche y uno de los que agitó ambos arenas con un público entregadísimo, sobretodo en el estribillo. RM se acercó a la pasarela, y cantó y rapeó sobre el amor con una dedicación de agradecer. Tras finalizar, a todos nos quedó claro que BTS no podría tener un mejor líder, ¡e incluso se atrevió en soltar alguna frase que otra en Holandés durante el concierto de Amsterdam!

Después de un DNA con mínima coreografía (desconocemos si los chicos decidieron solidarizarse con Jungkook o simplemente decidieron tomarse un breve descanso), llegó un momento esperado para muchos: El Medley. Disfrutamos de Boyz with Fun, Attack on Bangtan, Fire, Silver Spoon y Dope como si no hubiera un mañana. La melancolía se convirtió en energía, y todos los presentes acompañamos a los chicos con sus letras icónicas. Desde luego, escuchar semejantes himnos en directo fue una experiencia completamente fuera de este mundo.

Sorprendentemente, para cuando llegó Airplane Pt. 2 parecía que el concierto acababa de empezar. Nadie flojeó al oír la mezcla de ritmos latinos y la coreografía tan especial de la que ya habíamos disfrutado en los directos de Corea. Otro de nuestros highlights durante la noche, sin duda.

singularityldn.jpg
V en su actuación en solitario con Singularity

Singularity y Kim Taehyung (o en este caso, V) nos dejaron, literalmente, sin palabras. Es una canción tierna y quizá de las más lentas, pero ver a V deslumbrar bajo aquella luz azul, entre máscaras blancas y sus expresiones dignas de un actorazo, no tiene desperdicio alguno. Como ya destacamos en nuestro apartado de Conoce A BTS, Taehyung es capaz de clavar todas y cada una de sus notas con muchísima facilidad, haciendo que apenas se note la diferencia entre la grabación de estudio y el directo. Espectacular.

En este caso, antes de que llegaran Suga y Jin con sus respectivos solos, tuvimos Fake Love entremedio. El tema que llevó a los chicos a actuar en los BBMAS y que abrió la veda para muchísimos nuevos fans no defraudó ni por un segundo. También fue una de las canciones más cantadas, incluso en las partes en coreano, destacándola sobre las demás en ese aspecto.

seesawldn.jpg
SUGA en Seesaw

Tras su enérgica canción, llegó Jin para dejarnos embobados al piano con Epiphany. Como uno de los miembros que más desventaja tenía vocalmente, su increíble mejora (sobre todo en Amsterdam) no dejó espacio para más que aplausos y gritos de orgullo. Una balada que le va como anillo al dedo y que en el concierto de Londres hizo que el mismo Jin se emocionara y se le humedecieran los ojos.

Tanto Seesaw como Epiphany también tuvieron su lugar especial en ambos conciertos, destacando de ellas la coreografía de Suga en la que aparecía estirado en un sofá al principio para luego darse a saltar y deslizarse por unas pequeñas plataformas junto a sus backup dancers con una gracia a la que no estamos acostumbrados a ver al rapero, pero que aún y así nos dejó con un buenísimo sabor de boca.

Fue entonces cuando la vocal line y la rap line se dividieron para brindarnos The Truth Untold Outro: Tear, siendo ambas dignas de una declaración de amor de BTS a sus fans. Ambas nos hicieron soltar la verdadera emoción de estar allí presentes, de la oportunidad de poder estar experimentando un show tan mágico y tan intenso hasta el momento. La combinación de las voces de la vocal line fue lo más parecido a un sueño, dulce y lleno de sentimientos, mientras que la rap line nos deleitó con sus versos más intensos mientras se desgarraban en el escenario con compenetración.

Con Mic Drop ya pudimos empezar a notar como se acercaba el final, pero lejos de sentirnos tristes, tanto el volumen como la energía del grupo y de los presentes no disminuyó ni por un momento. Siendo esta una de las canciones con una coreografía más intensa y sexy, sobretodo con la breve outro instrumental del final, no pudimos casi ni parpadear al verla y oírla, aunque en esta ocasión sí echamos de menos la presencia de Jungkook, que se quedó en el backstage y dejó que el backtrack hiciera su parte. ¡Aunque ni siquiera eso quiere que nos perdamos!: 

Aunque el gran final estaba por llegar tras la pausa para el encore, no esperábamos para nada la intensidad con la que íbamos a vivir las, ahora sí, últimas tres canciones. Fue en esa pausa de unos diez minutos en la que nos dimos cuenta de que, realmente, se había hecho cortísimo. Y para cuando las primeras notas de So What empezaron a sonar, estábamos dispuestas a disfrutar esos últimos minutos como nunca.

Hay que reconocer que So What es una canción que gana muchísimo en directo. Pero muchísimo. Al ser un tema con ritmos mucho más dance y electrónicos, el hecho de transmitir la energía al público jugó un papel muy importante. Sólo decir que, al terminar nos dolía el pecho y las plantas de nuestros pies latían de tanto saltar. A pesar de no ser de nuestras canciones favoritas antes del concierto, nuestra visión ha cambiado completamente después de verla en directo.

En la actuación de Anpanman en Londres, todo se volvió un poco agridulce. Aunque la performance fue, como el resto, de diez, la emoción del momento, el estrés y la culpabilidad de Jungkook (que se vio forzado a quedarse atrás) se hicieron visibles cuando el maknae, al que teníamos a escasos metros, se dio la vuelta en su taburete de espaldas al escenario para derramar lágrimas.

Cuando por fin el resto del público se dio cuenta al terminar la canción los gritos de apoyo al emocionado Jungkook llenaron el espacio, mientras sus compañeros intentaban animarle con abrazos, bromas y gestos de aprecio. Afortunadamente, en Amsterdam pudimos ver a un Jungkook mucho más animado, con una gran sonrisa y más implicado en la canción, lo cual nos dejó mucho más tranquilas.

Finalmente, llegó el momento de despedirse con Answer: Love Myself. Y más que una simple interpretación de la canción, se convirtió en una larga y emotiva partida que, todavía a día de hoy, no podemos superar. Antes de eso, antes de que el espacio se llenara de una lluvia de confeti y las Army Bomb se movieran de un lado al otro para decirles adiós, BTS dedicaron cada uno unas palabras en inglés (y algunas otras en holandés en Amsterdam). Todos y cada uno expresaron su agradecimiento y su felicidad de poder estar allí, compartiendo ese momento tan mágico junto a sus fans.

LOS MIEMBROS

Siendo sinceros, ver a tus idols favoritos en directo es una experiencia que puede cambiar completamente tu visión de ellos, para mejor o para peor. En el caso de BTS y junto a la oportunidad que tuvimos de verles no sólo en una ocasión, sino en dos conciertos durante la misma semana, podemos afirmar que los miembros deslumbran más allá de la pantalla, tanto individualmente como en grupo.

Bajo nuestra experiencia personal, tras haberles seguido durante años a través de su música y sus vídeos, podemos destacar varias cosas. Entre ellas, y es algo de lo que nos dimos cuenta enseguida, es el lazo que les une. La ternura que mostraron todos hacia un emocionado Jungkook, su fraternidad, los gestos de cariño y las bromas entre ellos se sintieron genuinos en todo momento.

loveldn.jpg
RM durante su actuación en solitario

Y qué decir del momento en el que, antes de terminar el concierto de Amsterdam, se juntaron todos para cantarle Cumpleaños Feliz a Jimin. RM mencionó que era la primera vez que actuaban el día de su cumpleaños y que tener la oportunidad de celebrarlo junto a las Army les hacía muy feliz. Fue un momento muy tierno, algo único que nos alegramos de vivir.

En otro tono, no podemos dejar de pensar en J-Hope y su espectacular presencia, sobre todo física. Nos llamó muchísimo la atención cómo brillaba en el escenario, y nos quedamos completamente anonadadas con su belleza y su energía, tan contagiosa como se puede ver en los vídeos. La verdad es que, en general, el atractivo de estos chicos no tiene par. En resumen: sí, podemos confirmar que son mucho más guapos en la vida real.

En cuanto al maknae, que fue protagonista incluso estando sentado tras su lesión, podemos asegurar que verle tan emocionado nos llegó mucho. No es algo común romper con los esquemas a los que estamos acostumbrados a verles: sonrientes, entregados, con la fuerza de un cañón y escondiendo sus sentimientos para evitar la preocupación de los fans, y las lágrimas de Jungkook fueron una pequeña ventana hacia esa parte humana que raramente vemos en los idols.

answer despedida.jpg
La despedida de BTS entre los confeti

LA EXPERIENCIA

Seguramente ya habréis podido notar a través de nuestras palabras que la experiencia de ver a BTS en concierto fue brutal, mágica, completamente maravillosa, algo de lo que nos costará recuperarnos. Pero repetiremos, sin duda. Tuvimos muchísima suerte de estar allí, de poder vivir semejante momento y de la manera en que lo hicimos.

Lo mejor de todo fue saber que van a volver a Europa, y estoy segura de que para la próxima, nuestras palabras van a ser las mismas: príncipes, magia, espectacular; entre otras. No podemos esperar para volver a verles, y también para poder compartir con vosotros de nuevo un momento tan único e importante para nosotras.

Así que mientras lo hacemos, os dejamos la lista con todos los temas de su paso por Europa, para que podáis escucharlos con nostalgia o preparándoos para cuando regresen.

https://open.spotify.com/playlist/0GDj639X6gT9gleUsuKlqq


Gracias a @sheisnuria, por dejarnos usar sus vídeos y fotos de ambos conciertos y por ser capaz de estabilizar el móvil con BTS a escasos metros de distancia.

Anuncios
Ingrid Cocoon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s