INTRODUCCIÓN A LOS K-DRAMAS

La cultura coreana que mueve masas va mucho más allá del k-pop. Hay quienes se vuelven locos por sus finos cosméticos y tratamientos de belleza, otros son apasionados de la variada comida, y otros han caído en las garras de los k-dramas. ¿Conoces a alguien que sea aficionado, o te despierta curiosidad el mundo de los dramas? ¡Este es un reportaje ideal para introducirte en ellos!

(x)

¿QUÉ SON LOS K-DRAMAS?

Los k-dramas no son nada menos que la forma que tenemos de llamar a las series o novelas de origen coreano que se emiten en televisión. Normalmente son de género dramático, aunque lo complementan con humor, acción y, sobre todo, romance.

Estos k-dramas son conocidos en todo el mundo y alguna vez los escucharás mencionados como “doramas”, que es la forma vaga de imitar la pronunciación coreana de “drama”, pero significan exactamente lo mismo.

Como ahora sabréis, los k-dramas tienen un formato y características especiales que los hacen muy consumidos alrededor del mundo, y una de las principales potencias del entretenimiento de Corea del Sur, llegando a estar al nivel del kpop, o más.

BREVE HISTORIA

Los dramas coreanos tienen su origen en los dramas radiofónicos que se comenzaron a emitir en 1927. Mucho más tarde, en los años sesenta, llegaron los primeros dramas a la televisión. Sin embargo, tan solo una pequeña parte de la población tenía televisor en la década de los 60, así que no se extendieron entre la mayoría del público coreano hasta los años 70. Ya en esa época comenzaron a perfilarse dos tipos de dramas que aún se mantienen en la actualidad: el histórico, que se centraba en héroes nacionales, y el contemporáneo, que lidiaba con las desventuras de gente normal.

Pero el auge de los dramas llegó en 1980, de la mano de la televisión en color. En especial, el drama 사랑과 야망, Amor y ambición, marcó un antes y un después en Corea. Y es que cuando era la hora del drama las calles se quedaban vacías… ¡porque todo el mundo estaba en casa viéndolo!

Con los 90 llegaron nuevas cadenas de televisión y, con ellas, cambios en el mundo de los dramas: llegó 여명의 눈동자, Ojos del alba, considerado el primer éxito comercial entre las series coreanas. Además, en los noventa se instauró el formato actual de los K-dramas: miniseries de entre 12 y 14 episodios con un final cerrado.

Cartel promocional del remake de 2014 en formato película de Ojos del Alba (x)

A partir de los 2000, los dramas coreanos comenzaron a tener éxito también en el extranjero: What Is Love? de 1991 y Winter Sonata de 2002 tuvieron muy buena acogida entre el público chino y japonés, y pronto, la locura por los K-dramas se extendería por otros países asiáticos. El primero en convertirse en un gran éxito tanto dentro como fuera de Corea fue Dae Jang Geum, un drama histórico de 2003 sobre una cocinera que se convierte en la doctora del rey. Este drama llegó a emitirse en 87 países, con un gran éxito entre los espectadores.

Después de este vinieron muchos más, y quizás os suenen algunos: Giant, Secret Garden, Love Rain, That Winter, the Wind Blows… Y es que a partir de 2010 los dramas se extendieron fuera de Asia y comenzaron a ser el fenómeno mundial que conocemos hoy en día. Gracias a las redes sociales y a las páginas de streaming como DramaFever, Viki o Netflix, los dramas coreanos llegaron al público occidental.

K-dramas en Netflix (x)

Los K-dramas acercaron a mucha gente a Corea del Sur y además se convirtieron en el lazo de unión entre gente que se dedicaba a verlos y comentarlos en foros o redes sociales.

CARACTERÍSTICAS ESENCIALES

El formato de los K-dramas, por regla general, se compone de una sola temporada y de una veintena de capítulos entre 30 y 60 minutos aproximadamente, aunque siempre hay excepciones. Es un formato práctico especialmente para aquellos que no soportan esperar un año entero para saber qué ocurrirá después de un final en suspense y eso es, en parte, la razón de su éxito fuera de Corea.

Aunque el universo en el que se sitúan estas series puede variar, muchos K-dramas deciden mantenerse en un espacio-tiempo actual, con personajes y situaciones que hacen al espectador empatizar con ellos de manera casi inmediata a través de sus problemas, anéctodas, vivencias y adversidades.

Como la vida misma (x)

Entre la gran variedad de tramas en las que los guionistas suelen basar las historias, hay siempre un denominador común y, normalmente, tema principal de los K-dramas: el romance.

Solemos encontrar a una pareja protagonista cuyo objetivo, aunque quizá a veces resulta predecible, es alcanzar el tan deseado happy ending. Junto a ellos, es habitual que haya otro argumento romántico, mucho menos complicado, que afecta a personajes secundarios (el amigo del protagonista, la hermana del personaje principal, un compañero de trabajo, etc.)

(x)

TIPOS DE K-DRAMA

Las dos vertientes más diferenciadas en las que podemos clasificar los k-dramas son los Históricos y los Contemporáneos.

Los k-dramas históricos suelen estar ambientados en la época de la Dinastía Joseon, o tienen lugar en uno de los tres legandarios reinos Silla (como Hwarang), Goryeo (como Moon Lovers: Scarlet Heart), y Baekje. Siempre tratan sobre intrigas palaciegas, y “juegos de tronos” que envuelven a la clase pobre o la nobleza, y hay arquetipos de personajes muy definidos, como una malvada reina consorte.

Los k-dramas históricos tratan de mantener exactitud histórica pero a veces mezclan fantasía y realidad. A menudo muestran ámbitos de la cultura coreana que te hacen aprender términos nuevos, conocer ceremonias y ritos tradicionales, o simplemente apreciar cómo vestían en aquella época según su rango. The King’s Face, Legend of the Blue Sea, o 100 Days My Prince son algunos ejemplos.

(x)

 

En cambio, los k-dramas contemporáneos son otro cantar. Ambientados en el siglo XX o XXI, tratan los aspectos más cotidianos de la vida de los coreanos, a menudo con toques muy dramáticos y humorísticos, casi extravagantes. Como os hemos comentado, normalmente todo lleva a lo mismo: un final romántico, pero durante el viaje hay muchos altibajos.

Hay algunos k-dramas contemporáneos que se decantan por hacer honor a su nombre y son realmente dramáticos y te harán llorar, mientras que otros dan más peso a las partes cómicas. Goblin, Strong Woman Do Bong Soon o Descendants of the Sun son algunos de los más recientes y exitosos.

(x)

POR QUÉ TIENEN TANTO ÉXITO

Después de saber todo esto acerca de los dramas coreanos, ¿se os ocurre la razón de su éxito internacional? Lo cierto es que su formato sencillo y autoconclusivo, sus historias intensas o la cercanía de sus personajes son algunos de sus puntos más fuertes. Es fácil para gente de todo el mundo sentirse identificado con las historias, o sentirse atraído por sus intrigas.

De hecho, a menudo los k-dramas son comprados por países de varios continentes, sobre todo América y África y, por supuesto, países asiáticos vecinos.

También está el hecho de que muchos idols se pasen a la pantalla, ya que atrae a fans del kpop a ver las series y películas en las que salen. Aunque también los hay quienes empezaron atraídos por los dramas y acabaron en el kpop, ¡están más unidos de lo que parece!

Suho de EXO caracterizado como Yoo Chan en ‘Rich Man’

Sin duda, Corea tiene la receta del éxito no sólo en la industria de la música sino también en la televisión. Contadnos, ¿qué k-drama os ha marcado a vosotros?

Anuncios
noraemagazine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s