“LA RANA REBELDE”, EL CUENTO TRADICIONAL QUE INSPIRÓ A PENTAGON

Seguro que habéis visto el último comeback de PENTAGON, Naughty Boy, y os habéis preguntado de dónde salen tantas ranas y niños. Todo tiene su significado. Os contábamos en la reseña que los chicos se han inspirado en un famoso cuento infantil coreano, y para no dejaros con la miel en los labios, vamos a contároslo.

El cuento se titula “La rana rebelde” o “desobediente”, pertenece al folklore coreano y tiene una fuerte y valiosa moraleja final. Se utiliza para enseñar a los niños desde pequeños a respetar y obedecer a sus padres… antes de que sea demasiado tarde. ¿Queréis saber por qué?

LA RANA REBELDE

Hace mucho mucho tiempo, vivía en un estanque una pequeña rana llamada Franky, con su madre. Aunque era una rana risueña y su madre la quería mucho, también era una rana muy desobediente. Nunca hacía lo que su madre le pedía. 

Una mañana, su madre le dijo: “Por favor, ve a cazar algunas moscas para cenar esta noche”, pero Franky se fue a jugar al río con su amiga Todd la tortuga.

“Cariño, ¿podrías ir al supermercado por mí?”, le preguntó otro día, “necesito algunos nenúfares para hacer galletas”.

“¡No!”, respondió Frankie, y se fue a jugar a la orilla del río a llenarse de barro. 

Y así continúo Franky durante toda su vida, desobedeciendo a su madre, que estaba preocupada por su comportamiento. Pero intentara lo que intentara, Franky nunca le hacía caso, no sabía comportarse de forma educada.

Los años pasaron y Franky se convirtió en una gran rana mugidora mientras su madre se hacía más vieja y débil. Por desgracia, Franky había crecido pero no madurado, y su actitud no había cambiado.

Así, su madre, ya muy enferma, decidió hacerle una última petición: “Por favor, entierra mi cuerpo en la rivera del río cuando me muera”. Le rogó aquello astutamente, a sabiendas de que Franky no seguiría sus instrucciones, ya que ella lo que de verdad quería era ser enterrada en el lado soleado de la montaña. 

Cuando su madre murió, Franky se encontró muy triste y se arrepintió de todo su mal comportamiento y desobediencia. Lamentó profundamente no haber escuchado a su madre cuando estaba viva. Así que, por una vez, le hizo caso, y enterró su cuerpo a la orilla del río, siguiendo sus deseos.

Pero cada vez que llovía, Franky se preocupaba por si el nivel del agua subía y arrastraba el nicho de su madre. Por desgracia, durante la época del monzón y las lluvias pesadas que duraron días, sus temores terminaron sucediendo. El temporal arrastró la tumba de su madre río abajo. El pobre Franky no pudo hacer otra cosa que sentarse bajo la lluvia y llorar desconsoladamente y sin parar.

Y, por eso, a día de hoy las ranas lloran todavía cada vez que llueve.

El valioso mensaje que esta historia transmite a los niños trata de hacer de ellos personas obedientes y diligentes. Por eso, no es raro escuchar que a un niño coreano rebelde le llamen “rana verde”. 

¿A que ahora no podéis dejar de ver el simbolismo de la canción de PENTAGON? El título cobra sentido, pero también la estética lluviosa, y hasta las poses y pasos de baile que hacen de cuclillas. Los chicos se han esmerado en cuidar los detalles en este comeback, y a nosotras nos encanta poder ahondar en la cultura tradicional coreana. Tomad nota porque no será la última vez que lo hagamos.


Fuente (x)

Anuncios
Susana Matondo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s