CRÓNICA: GOT7 ‘EYES ON YOU TOUR’ EN PARÍS

Hasta el año pasado, asistir a un conciero de kpop en Europa parecía un sueño imposible de realizar, pero 2018 está siendo el año en el que grupos mediáticos como MONSTA X, BTS o GOT7 por fin se deciden a pisar el viejo continente y hacer realidad los deseos de miles de fans.

Norae Magazine estuvo en París acompañando a GOT7 en su última parada europea del Eyes On You Tour, y después de tres horas intensas, apasionadas y emotivas todavía podemos decir que incluso después de vivido el sueño es muy difícil despertar de él.

¿PREPARADOS? ¿LISTOS…?

Si hay que empezar por el principio de la jornada (que muchas comenzaron desde antes de las 7 de la mañana), reconozco que podría escribir más de uno y dos agridulces párrafos sobre la organización previa al concierto, en la cola, pero quiero destacar todo lo positivo de hacer fila durante tantas horas.

Gente de Tailandia, Dinamarca, Inglaterra, Japón y, por supuesto, España, entre muchos otros países, acudió a París para ver a GOT7. Las ahgase son conocidas por ir a su rollo y por su tendencia a no entrar en ningún tipo de conflicto con otros fandom, y lo cierto es que pudimos ver eso tanto fuera como dentro del recinto. Todas compartían una misma emoción y los problemas organizativos sirvieron para unirnos más. Pudimos trabar amistades efímeras, mantener conversaciones interesantes, pasar el rato jugando y calentar motores antes de la acción.

20180610_191033.jpg
Estuvimos así de cerca, viendo esta pantalla durante más de 30 minutos

El Zenith técnicamente puede acoger 9000 personas, pero no se acomodó como un espacio muy grande, tenía el tamaño perfecto. Nos sorprendió entrar de las últimas a la pista y aun así estar a unos pocos metros del segundo escenario, donde esperábamos que los chicos se pasaran a menudo.

Después de unos diez minutos de retraso por las medidas de seguridad, el ojo que todo lo veía en la pantalla dejó de parpadear y se cerró del todo. Las luces cayeron y el estadio se inundó de gritos que, esta vez sí, tenían razón de ser.

Apareció en la pantalla un vídeo en el que, uno a uno, Jinyoung, Youngjae, JB, Mark, Bambam, Jackson y Yugyeom tenían su presentación de forma misteriosa e intensa, digna de película de Hollywood. El VCR terminaba con ellos caminando seductoramente a cámara vestidos de traje y, adivinad… Exactamente así aparecieron.

Durante unas milésimas de segundo parecía mentira, como si los siete hubieran saltado de la pantalla a la vida real, y necesitabamos parpadear repetidas veces hasta creerlo.

Pero sí, allí estaban.

20180610_202622

PARTE 1:  SIETE COLORES DISTINTOS

GOT7 no es un grupo que se ande con miramientos. Les gusta empezar fuerte y eso hicieron con Hard Carry, uno de sus temazos. La mayoría no conocía las partes en coreano, pero Hard Carry fue la que mejor se sabían las ahgases. Venían con las pilas cargadas y la misma fuerza que los idols, y se dejaron la voz con el tema inicial al que luego seguiría Skyway.

La potencia de ambas canciones y la exactitud con la que ellos las interpretaron pronto nos tuvieron cogiendo aire. Todavía abrumadas por la emoción de los primeros minutos de concierto, llegó Out, y la voz de Jackson arrancó todas los gritos posibles.

Y sólo era el principio.

Estando tan inmersas en la actuación casi olvidábamos que los chicos tenían que presentarse por mero formalismo (¡como si no los conociéramos!). Sus voces sonaban extasiadas y cálidas, a la par con las sonrisas emocionadas y nerviosas de quien da su primer concierto en una ciudad mágica como París.

20180610_205259

No recuerdo las palabras exactas de cada uno pero sí recuerdo que en sólo 10 minutos de concierto me dieron exactamente la misma impresión que tenía de ellos pero elevada a la máxima potencia. Cada uno tiene su propio color. Bambam es la amabilidad y simpatía personificada mientras que JB sacó su lado más salvaje y seductor en medio de su misteriosa personalidad. Jinyoung tiene una presencia regia que es capaz de tumbar a cualquiera y Yugyeom un carisma desbordante en el escenario que esconde cuando está fuera de él.

Youngjae era quien más control y concentración tenía en la actuación, y eso se veía en cada una de sus notas. Jackson llenaba el escenario por sí solo y se tomaba muy en serio cada uno de sus movimientos, y Mark desprendía un aura encantadora y sexy que llamaba la atención incluso sin quererlo.

Tras la entrada cargada de adrenalina, GOT7 se acercó al segundo escenario con My home y se quedaron para Paradise, donde sus movimientos sugerentes a pie de escenario dejaron deshidratada a más de una. Las primeras filas tuvieron suerte de poder ir bebiendo agua que les ofrecía el guardia de seguridad (qué previsores…).

20180610_204930

Para entonces, estábamos sumergidas en el ambiente y me costó darme cuenta de que me sentía cómoda y familiar porque escucharlos era como poner todos sus discos en marcha. No hubo desafines, no hubo falta de aire, no hubo playbacks, ni siquiera las backup vocals eran excesivas, simplemente hubo profesionalidad.

Todo ello respaldado por un océano verde de lightsticks e improvisadas linternas de móvil tuneadas con un gomet verde (el invento ahgase funcionó a la perfección). Hey y Firework fueron otras demostraciones de talento inmejorables y por las sonrisas, gritos y miradas de las fans, supe que todas estaban llenas de orgullo.

Después del cóctel de voz, rap, baile, presencia, imagen, sonrisas e interacción con el público parecía que nos habían dado un poco de tregua, pero quedaba más de la mitad del concierto todavía. Su último single, Look, suena incluso mejor en directo que en estudio, y la coreografía es más dinámica y poderosa de lo que parece. Beggin on my knees nos trasladó a la nostalgia de la trilogía FLIGHT LOG y la triste historia que esconde.

20180610_205953
‘Look’ sorprende en directo

La parte más seductora del concierto comenzó con Teenager. Los chicos se rinden a los deseos de otra persona y, como bien piden, arrancaron unos cuantos “good boy” del público. La siguió Us, el sugerente tema R&B de su último disco. El punto matador de Stop, Stop It fue la coreografía, nada sutil en movimientos, y después llegaría el remix de Girls, girls, girls, que aunque es fanfarrona y de letra un poco casposa, es pegadiza y tiene un significado especial en el fandom.

PARTE 2: SENTIMENTALISMO Y SORPRESAS

El hilo conductor de la segunda mitad del concierto fue un VCR un poco cheesy que nos tuvo en vilo. Un chico representaba a GOT7 mientras que una chica representaba a las ahgase. Su relación parecía flaquear, pero el chico la necesitaba para seguir adelante. La historia arrancó los “ooh” y “ahhh” más sinceros del público y, por supuesto, tuvo un final feliz. Se alargó durante cuatro fragmentos que intercalaron con algunas de sus canciones más sentidas: If you Do, My reaction, Face, Dreaming y You Are, para subir desde la angustia más profunda y tóxica hasta la liberación y amor más puro.

Los chicos se dejaron los pulmones en You Are, especialmente JB y Youngjae, cuya potencia en la voz eclipsaba los estudiados fanchants. Las ahgase se entregaron en esta canción no sólo con su voz; inflaron globos verdes y los lanzaron hacia el escenario, creando un efecto precioso y sorprendiendo al grupo.

20180610_212510.jpg
Parte del VCR

Cada vez que GOT7 cogían el micrófono para hablar, se hacía un silencio casi absoluto en la sala. Las había quienes intentaban llamar su atención gritando cuando menos ruido había, pero en general se respiraba respeto y admiración por los siete. Además, merecía la pena escuchar las tontadas que tenían que decirse. No perdieron el tiempo en dirigirse a nosotras, gastarse bromas, “dejarse mal” unos a otros” y animarse a hacer locuras (debo incidir en que JB siempre parecía el más dispuesto).

La parte goofy de los chicos también la vimos en otro VCR que vino después de dejarnos sin aire con Never ever. GOT7 tenía una conversación ficticia por teléfono y quedaban para cenar, y durante unos largos minutos nos tuvieron atentas a la pantalla. Entre coreano y francés, una servidora que sólo chapurrea un poco de los dos, apenas captó cómo JB era el centro de los ataques, y los esquivaba y devolvía estoicamente.

20180610_205405
Los chicos hablaron varias veces durante el concierto

Cuando la primera parte de esa locura de VCR terminó y aparecieron sólo las caras de Bambam y Jinyoung en pantalla, sabíamos lo que venía: King.

King tuvo una de las puestas en escena más impresionantes. Bambam y Jinyoung aparecieron sentados en dos tronos de oro, rodeados de bailarines-súbditos que sostenían banderas de un tamaño considerable y empezaron a ondearlas al ritmo de la música. A ambos les sobra elegancia y clase, incluso una pizca de “divismo”, así que la canción les iba de maravilla. La guinda del pastel fue cuando sacaron billetes de mentira de los bolsillos y nos rociaron con ellos.

JB,  Youngjae y Mark protagonizaban el siguiente stage con una balada R&B llamada Think About It. La puesta en escena fue más sencilla pero sobrecogedora. La combinación de los vocalistas más fuertes con el registro grave de Mark la hicieron una canción íntima e intensa, llena de sentimiento.

Captura de pantalla 2018-06-14 15.33.45
“I’m the king, I’m the king” (Credit: @to_nyoung)

Quedaba el plato fuerte de Yugyeom y Jackson, dos de los que más despiertan el lado deshinibido de las fans cuando están sobre el escenario. Quien no tuviera spoilers de conciertos anteriores, como yo, desconocía que no iban a salir juntos a escena.

El solo del maknae, From Now, se centró en sus fantásticas dotes de bailarín con una coreografía lírica envuelto en un espeso humo rojo para que, más que ver, intuyeramos sugerentemente sus movimientos. Jackson se presentó justo después con Hunger, y si habéis escuchado Papillon y Fendiman podéis imaginaros qué estilo de hip-hop serio y pesado es el que caracteriza Hunger y la pasión con la que Jackson escupe sus roncas palabras al micrófono.

¿Pero… ya está?

Para nada. Phoenix estaba esperándonos. Y no puede haber título mejor para su dúo. El rojo, el fuego y la pasión fue el elemento clave de su actuación, que mezclaba el R&B del que tan fan es el bailarín con el hip-hop característico del rapero. Yugyeom se encajó una gorra como su hyung y empezó a rapear también.

20180610_221703
Casi gemelos

Por si no fuera suficiente, Jackson se arrancó la camiseta de un movimiento y la lanzó al público como quien no quiere la cosa, provocando un remolino de cabezas justo a mi lado peleándose por cogerla.

Bueno, un gran final para un gran stage.

PARTE 3: EMOCIÓN Y EUFORIA

Sabíamos que se acercaba el final. La energía, la adrenalina, las risas se iban quedando atrás para dar paso a la última parte y más emotiva. Un final inaugurado de la mejor manera con Thank You.

GOT7 se hicieron uno con sus pies de micro y comenzaron a cantar. Thank You traía consigo un regalo de las fans, que alzaron banners en los que ponía: “GRACIAS, GOT7, FRANCIA OS QUIERE” y “HAGAMOS HISTORIA JUNTOS”. Pronto, unos más que otros empezaron a liberar la emoción contenida y a volcarla en las palabras que cantaban.

IMG-20180613-WA0024

También fue aquí cuando muchas fans rompieron a llorar. Ellos camuflaron algunas lágrimas detrás del sudor y el brillo en los ojos. Sus expresiones faciales, tan cercanas, eran serias y atentas. En ese momento, se hizo más real que nunca la conexión fan-artista que ambos tanto buscábamos.

Todavía tenímos los pelos de punta cuando JB comenzó a hablar. Nos esperaba casi media hora de discurso entre los siete, pero el líder fue quien más tiempo se tomó. JB transmitía con los ojos la emoción que no podía expresar con palabras, y aun así habló de lo feliz que se sentía de estar allí, de cómo París, las fans y Europa, lo inspiraban, lo agradecido que estaba por todas nosotras, y un sinfín de palabras profundas y dignas de un líder que casi lo hacen llorar.

Mark empezó diciendonos que hacíamos mucho ruido, pero él mismo se unió después a nosotras para derribar el estadio, aunque Jackson nos advirtió de que tendrían que pagarlo si seguíamos así. Bambam se deshacía en sonrisas y agradecimientos, habló un poco en inglés y cerró su discurso haciendo un dab, por supuesto.

20180610_224221.jpg

En general, en las palabras de todos se sentía que les había gustado mucho París, que querían regresar no sólo a Francia sino a toda Europa, que les servía de inspiración. El público de esa noche les había encantado y sorprendido por el océano verde, los banners, los globos, los fanchants, y sobre todo por su pasión y despreocupación por echar el estadio abajo a patadas.

Entonces empezó de nuevo la música y se acabaron las coreografías, comenzaba otra vez Look, en versión remix, y los bailarines salieron a disfrutar del escenario con GOT7. Los chicos se pasearon cerca de las fans, intercambiaron palabras, sonrisas, algún regalo y pequeñas interacciones que fueron oro.

20180610_225737.jpg

Dieron las gracias rápidamente una vez más y, por fin, llegó el tema que toda Europa esperaba con los dientes aprietados. Fly no se había presentado en el Tour por Asia porque allí es una habitual en el setlist, pero las fans europeas necesitaban cantar esta icónica canción a todo pulmón, aunque fuera una versión remezclada.

Con el subidón del estribillo estallaron cañones de confeti blanco que parecían plumas de pájaro e hicieron más mágico y cercano el final. El cierre fue una de sus canciones más frenéticas: Go Higher. Tanto ellos, como los bailarines, como las fans utilizaron esos últimos minutos para saltar y darlo todo, a sabiendas de que llegaba el final definitivo.

20180610_222849

GOT7 se comportaron de la manera más profesional, simpática y cercana posible. Ofrecieron un concierto sin errores ni defectos y demostraron que su talento no está sobrevalorado en absoluto.

Me quedo con lo humanos que demostraron ser y todas las emociones que desplegaron. Con cómo realmente cumplieron el propósito de su tour y pusieron sus ojos directamente en nosotras. A veces te olvidas de que los idols son de carne y hueso y no son tan inalcanzables. Aquí los pudimos rozar con la punta de los dedos.

Sí, definitivamente me quedo con eso y con las palabras que Jackson pronunció en francés y que podemos convertir en icónicas desde ya mismo:

J’adore GOT7

Pourquoi?

Parce que c’est la vie


 Gracias, JB, Mark, Jackson, Jinyoung, Youngjae, Bambam y Yugyeom. 
Gracias, GOT7. 
Nos volveremos a ver pronto; es una promesa.
Anuncios
Susana Matondo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s